miércoles, 15 de agosto de 2012

SdeH 69 La muerte del Estado de Bienestar.

Inexorablemente, los poderes fácticos – el gran capital – va adueñándose del gobierno de las naciones. Los gobiernos elegidos se van tornando meros administradores.
"No hay duda de que este es un momento en que las corporaciones se han apoderado del proceso básico de gobernar", decía John Kennet Galbraith en la cadena de televisión PBS en entrevista en The NewsHour poco antes de su muerte, acontecida en 2006.
David Brooks en el periódico “La Jornada” se refiere a lo anterior como “una tentativa de golpe de Estado de los súper ricos”: “Aquí algunas cifras: 400 individuos en este país son dueños de más riqueza que la mitad más pobre de la población estadunidense, 150 millones de personas. La familia Walton, los herederos de Wal-Mart, con una fortuna de casi 90 mil millones de dólares, tienen más riqueza que el 40 por ciento de abajo de la población estadunidense. El 1 por ciento más rico controla 40 por ciento de la riqueza nacional.”
El afán de lucro de estas élites genera la crisis del mercado inmobiliario estadounidense que se inicia alrededor de 2005, que vía el sector financiero tiene efectos sobre la economía mundial.
El geógrafo David Harvey señala: ¿Dónde puso la gente rica su dinero en los últimos 30 años? Hasta los 80, poner dinero en la producción daba más dinero que ponerlo en el negocio inmobiliario. A partir de allí empezó a pensarse dónde poner el dinero para que dé una tasa de retorno más alta. Los mercados inmobiliarios y de la tierra son muy interesantes: si yo invierto, el precio sube, como el precio sube, más gente invierte, entonces sigue subiendo el precio. A mediados de la década de los 70s, en Manhattan (Nueva York), se podía vender por 200.000 dólares un tipo de edificio que ahora cuesta dos millones de dólares. Desde entonces, hubo burbujas de distintos tipos, que se van reventado una a una. Los mercados bursátiles se volvieron locos en los años 90. Si uno observa la participación de los distintos sectores en el producto bruto interno de los Estados Unidos, en 1994, el mercado accionario tenía una participación del 50 por ciento en el PBI. En el 2000 subió a un 120 por ciento y empezó a caer con la "crisis puntocom". Mientras que la participación del mercado inmobiliario en el PBI empezó a crecer, y pasó del 90 al 130 por ciento de crecimiento en el mismo período.”
“Hay intereses muy grandes de los lobistas de la construcción que quieren construir sin importar qué. Corrompen gobiernos para hacer obras que no van a ser de uso para nada.”“Una parte de la explicación de la crisis en Grecia y España puede vincularse con estas malas inversiones en infraestructura.” Con respecto a estos países, corrupción pública, derroches público y privado, desequilibrios gestados por esta “economía del ladrillo”, agrega Harvey “El problema es que los bienes de estos países están en manos de un pequeño número de individuos ricos, mientras las deudas son cargadas por los ciudadanos comunes de estos países a través de sus gobiernos.” En el caso de Grecia, España y anteriormente Portugal, la llamada “Troika” (FMI, BCE y UE) se ha convertido en la gobernante de facto: en el caso de España, las condiciones laborales establecidas incluyen reducción de las ayudas por paro; reducción del monto del salario mínimo; elevación de la edad de jubilación; reducción de monto de pensiones; eliminación de diversas ayudas sociales, médicas y educativas. Recorte de personal docente y médico. Eliminación de becas. Reducción de sueldos de empleados gubernamentales. Subida de impuestos. Simplificación para trámites de despido laboral. Incremento de tarifas de bienes y servicios proporcionados por el sector público. Privatización de organismos gubernamentales. En el caso de España, en resumen, el desmantelamiento del “Estado de Bienestar”.
Hay que señalar que las medidas aplicadas son exactamente las contrarias en las que se sustentaba la plataforma electoral con las que ganó las elecciones el pasado noviembre de 2011, el PP, aunque se apresuran a declarar que las tuvieron que aplicar ante el panorama que heredaron del anterior gobierno socialista, aunque ante el descontento popular fruto de la aplicación de las medidas gubernamentales, España parece encaminarse hacia un estado policiaco. Aparte, se está recomendando a los parados y las empresas en crisis, busquen la migración a otros países, preferentemente latinoamericanos.
Hasta aquí por ahora. Así que, Con un índice de más del 25% de parados, ¿qué le espera – a corto plazo – a España?
Para “Señales de Humo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada